sábado, 3 de enero de 2015

Cosas que toda madre debería saber antes de tener un bebé (I)

Cosas que toda madre debería saber antes de tener un bebé 


La maternidad, ese estado maravilloso que muchas veces las películas, la familia y los que nos rodean han tildado de maravilloso, por "desgracia" no siempre es así. La realidad muchas veces es que tras salir del hospital te encuentras con una nueva personita que depende de ti las 24 horas del día con sus noches, y a pesar de que puedas tener ayuda de tu pareja, familiares o amigos, realmente la responsabilidad es cosa tuya.

Tengo un hijo maravilloso, pero desde que nació no duerme, de ahí el nombre del blog. Por eso y porque al igual que yo, habrá muchas mamás que buscan información sobre qué hacer o como actuar en determinadas situaciones con un bebé que no es tan idílico como el resto de las mamás aquí os dejo ciertas realidades que en estos meses me han tocado vivir y no está demás compartirlas para ser de ayuda a otras mamás.

1. Tu bebé, aunque sea recién nacido, no tiene por qué dormir 18 horas al día


Cuando salimos del hospital todavía no conocíamos el llanto de Óliver. Los dos días que estuvimos allí se comportó como un campeón, incluso las enfermeras me decían la suerte que había tenido que no lloraba, se había cogido bien al pecho, no como otras madres que había en la misma planta y que ya desde el inicio habían tenido problemas.
Fue llegar a casa y comenzar con problemas de gases, cólicos del lactante... mi hijo no consentía dormir en el cuco, ni casi en ningún lado... y no era cuestión de brazos, el niño estaba incomodo en cualquier lado, pero siempre iba a estar mejor conmigo que solito.
Llegamos a estar 6 horas en urgencias, porque el niño se pasó llorando y sin apenas dormir más de 10 minutos seguidos 12 horas.
Y todo para que la pediatra de urgencias con mucha menos idea que yo me mandara a casa diciendo que todo estaba bien tras hacerle analítica, una eco... Evidentemente el niño no estaba bien, pero como ya os he dicho poca idea parecía tener de bebés.

2. El bebé no coge suficiente peso y hay que ayudarle con biberón


Nunca pensé que dar el pecho fuera una cosa complicada, otro de los mitos de ser madre. Como toda técnica conlleva su tiempo y complejidad, pero no sabía que podía desesperar tanto y la facilidad que hay en este saciedad por abogar por el biberón a la mínima. Dicho esto, alimentar al bebé por cualquiera de las dos opciones es tan válido como respetable, cada mujer, situación y bebé son un mundo y nadie mejor que vosotras para decidir cual es mejor en cada caso. Pero lo que me escama es que ya desde el hospital la opción de apoyar al bebé con biberones en detrimento de la lactancia materna era una cosa habitual. Antes de darme el alta la pediatra me insinuó, en cada visita, que si el bebé hacía pis con un tono rojizo, como sangre ( no os asustéis es la urea del pipí de los recién nacidos y es totalmente normal al principio, si se mantiene en el tiempo es porque el niño no recibe suficiente alimento, pero no era el caso, porque no había dado ni siquiera tiempo a que esto pasara) le tendría que dar suplementos de "bibe". La leche me tardó en subir y a una primeriza siempre le entran los miedos de... ¿tendré sufiente leche? ¿le estará alimentando correctamente?, etc. entre esto, y que el niño cada vez que le ponía al pecho se dormía el angelito pues nos costó hacernos con el tema, pero la neonatóloga desde la visita de los 15 días hasta que dejamos de verla cumplidos los dos meses, me insistió y mucho en que le ofreciera biberón a todas horas porque según ella no había cogido suficiente peso.
Mi niño es pequeñito pero está dentro de los baremos, pero a la tal señora le debió parecer que el niño tenía que ser una bola para que estuviese sano. Moraleja, hay que hacer caso a los pediatras, pero mejor que una mamá, que al fin y al cabo está las 24 horas con el bebé, no le conoce nadie.

3. El biberón de refuerzo le estriñe y parece que le sienta mal

Después de la primera visita a urgencias, decidimos cambiarle la leche porque parecía que le sentaba mal. La vomitaba en plan fuente..el caso, cambiamos a una leche Digest, de lo mejor del mercado, de las más caras.... antiestreñimiento... pero sólo conseguimos que durante 3 semanas el pobrete no hiciera caca por sí mismo, y cuando lo hacía era en forma de "choricillo o de bola"... me río yo, de los que dicen que los lactantes no pueden padecer estreñimiento o que si un bebé no hace caca en 6 días no pasa nada...Les hubiera dejado a Óliver a ver que pensaban. Como la neonatóloga no nos daba soluciones decidimos ir al pediatra se la seguridad social que nos indicó que cambiáramos de leche y que probáramos a darle eupeptina,unos polvos mágicos maravillosos para el estreñimiento del bebé. Con la tercera marca de leche parece que acertamos y el pobre comenzó a manchar pañales de nuevo, eso sí común color verde asqueroso y un olor que echa para atrás el angelito.
Como seguía llorando, regurgitando, ya no en fuente pero se veía que el pobrecito lo pasaba mal, volvimos a llevarlo al médico. Lo que en una primera consulta no era reflujo, a los 3 días con los mismos síntomas si lo era... nos mandaron una solución de Omeprazol, según he leído un medicamento muy fuerte para un bebé. En esas estamos y aunque un poco mejor el bebé no esta bien.
Nosotros decimos que es un bebé casi normal, pero con 4 meses recién cumplidos todavía no lo es... así que ayer tocó cambio de leche de nuevo por una fórmula hidrolizada, por si es alérgico a la proteína de la leche. El pobre parece una coballa... pero confío en que encontremos solución.

4. Mi niño no duerme, problemas digestivos... ¿y si tengo un bebé de alta demanda?

Un término que nunca había escuchado. De hecho muchos pediatras ni lo conocen o no lo contemplan, pero por ello está San Google que todo lo sabe y que después de meter y buscar todos los síntomas te da una respuesta.
Como a mi alrededor todos los bebés y sus mamás son fantásticos, duermen y comen, hay que despertarles para comer, no lloran... y a mí me ha salido el garbancito negro, no me podían ayudar mucho. Por eso cuando leí varios artículos relacionados con bebés de alta demanda me sentí identificada.
Aquí sus síntomas:


Son cosas, y no son todas, que no te planteas antes de ser madre, pero que conviene conocer, así que en el próximo post os cuento más.

Un saludito de una #malamadre

2 comentarios:

  1. Hola Arantxa muchas felicidades por el blog, me encanta. Aunque sea ya una madre de 3 hijos mayores de edad. 3 chavales (26, 22, 20) me gusta mucho leer y enterarme sobre todo lo relacionado con el bebe. Además soy formada en educación infantil aunque en este momento me dedico a otras actividades.
    Enhorabuena por tu blog.
    Felicidades por tus nenes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar