viernes, 30 de enero de 2015

Así crece el bebé: semana de 2-6 de embarazo

Hoy comenzamos con el diario semanal del crecimiento del bebé en el vientre materno. Datos que toda madre 2.0 se afana en buscar cuando se entera de que está en estado, y por supuesto durante el resto de las semanas de embarazo.

Tu bebé comenzó su desarrollo nada más ser concebido. Los primeros días y semanas son bastante "delicados", cualquier anomalía en este proceso puede poner punto y final a nuestra historia. De hecho, muchos retrasos de regla son abortos espontáneos de los cuales ni siquiera llegamos a ser conscientes.

Semanas 2 a 4

A las 12 horas de ser fecundado, el cigoto se divide en dos células, cada una de ellas en otras dos y así sucesivamente.... Cuando el cigoto llega a la matriz está compuesto de unas 32 células que parecen una pequeña "mora".

Semanas 5 y 6

De un montoncito de células, tu bebé pasa a parecerse a un diminuto caballito de mar. A partir de ahora se le considerará un embrión. Se forma el tubo neuronal, que dará lugar más tarde al sistema nervioso y poco a poco se distingue dónde estará la cabeza. El embrión ya está cubierto por el líquido amniótico. El cordón umbilical le une a la placenta y ya comienza a esbozarse los órganos internos y la médula espinal. Aunque no lo creáis ya se pueden atisbar pequeños bultitos que constituirán en el futuro los brazos y piernas... y por supuesto el bebé ya tiene su pequeño corazoncito que es capaz de latir.
En una semana el embrión es capaz de triplicar su tamaño. Con un mes de vida el tamaño aproximado  es de 5 m/m.
¿Ya le habéis puesto nombre? Nosotros sí, a partir de ahora le llamaremos "bolita" o "boli"


jueves, 29 de enero de 2015

Intolerancia a la proteína de la leche en recién nacidos

Después de casi 5 meses de existencia, Oli por fin tiene "diagnóstico". Como os comenté en otros post los bebés también pueden tener problemas digestivos incluso de recién nacidos. en nuestro caso, el último diagnóstico ha sido intolerancia a la proteína de la leche.


Eso sí sólo han pasado 5 meses para que tres pediatras y una neonatóloga pasaran de tipificarme de:
a) madre primeriza todo es normal y tú eres una exagerada
b) cólicos del lactante
c) gases
d) reflujo
e) ninguna de las anteriores es cierta, mi bebé tiene intolerancia y yo no estoy loca cuando me quejo.
Dicho esto vamos a ver en qué consiste esta intolerancia, que no alergia, y por tanto debería ser un proceso transitorio.

¿Qué es la intolerancia a la proteína de la leche de vaca y qué la causa?

La intolerancia a la proteína de la leche de vaca (abreviada CMPI en inglés) se define como una reacción anormal del sistema inmunológico corporal a la proteína encontrada en la leche de vaca. El sistema inmunológico normalmente protege nuestros cuerpos del daño causado por bacterias o virus. En la CMPI el sistema inmunológico reacciona de modo no usual a la proteína encontrada en la leche de vaca. Esta reacción puede causar lesión en el estómago e intestinos.
La mayoría de lactantes mostrará señales que involucran la piel o el sistema gastrointestinal. Los síntomas gastrointestinales pueden incluir vómito, dolor abdominal, sangre en las deposiciones y diarrea. Las manifestaciones de la piel incluyen urticaria y eccema. Los bebés también pueden presentar sibilancias, irritabilidad, hinchazón facial y escaso crecimiento debido a baja absorción de nutrientes.
En nuestro caso además de que el niño viene estando incómodo prácticamente desde que nació, un indicar fundamental han sido las heces. No sólo por el color que dejó de ser mostaza a pasar a un color verde con muy mal olor.


Después de leer mucho averigué que los antibióticos que suministran a las mamás antes de dar a luz cuando se tiene el estreptoco agalacticae puede producir en los recién nacidos problemas intestinales.
También hay estudios en los que se dice que la introducción de leche de fórmula normal al recién nacido con un sistema gastrointestinal todavía inmaduro puede provocar a corto medio plazo una intolerancia a la leche.
Y por último un consejo. Nosotros practicamos la lactancia mixta es decir Óliver se alimenta de la leche de mamá y suplementos de biberón. en nuestro caso, yo he tenido que controlar en mi dieta los alimentos como la leche de vaca, quesos, etc, para que no pasen a la leche y le sienten mal. En cuanto a la leche de fórmula, actualmente utilizamos una leche hidrolizada cuyo coste supone alrededor de 35 € cada bote de 400gr. Como veis es un gran gasto. Aquí en España esta leche, al contrario que las leches de fórmula normales, las cubre la Seguridad Social, eso sí previo diagnóstico e informe realizado por un especialista.
En esas estamos, así que os iremos contando más :) Un saludito!!



sábado, 24 de enero de 2015

Mi bebé de 5 meses

Aunque todavía faltan unos días para llegar a los 5 meses del bebé, como buena madre, ya he empezado a curiosear cuales son los "cambios" que sufriremos en este periodo.

Obvio que el bebé ha crecido y ya no es ese ser indefenso que conocimos hace unos meses. Ya es un "tiarrón". Se avecinan muchos cambios y es un periodo marcado por el principio y el final de muchas cosas.
En cuestiones de desarrollo un bebé de 5 meses comienza a "extrañar". Comienza a diferenciar quienes son las personas con las que pasa más tiempo de los extraños. Es normal que el bebé comience a llorar sin motivo aparente ante la presencia de personas con las que habitualmente no ha tenido contacto.
Oliver ya balbucea, sonríe, nos imita...  y ya sabe que no le gusta estar solito. Seguro que a vosotras ya os ha pasado u os pasará.
Además es en esta época cuando la mayoría de los niños han desarrollado la musculatura y no tienen problemas en ir sentados. Aunque se cansen si llevan mucho tiempo en esa posición y todavía no son capaces de mantenerse por si solos en esa postura.
Además ya oyen y ven con la misma agudeza que nosotros y por tanto comienzan a fijarse en sus manitas, en los juguetes... de manera más consciente.

También si los ponemos boca abajo, con mayor o menor soltura ya son capaces de darse la vuelta, así que mucho cuidado de no dejarles solitos para que no ocurra un accidente.

Entre los 5 y 7 meses los patrones de sueño suelen volver a cambiar, hasta ahora tenían un patrón de sueño más inmaduro, que en mi caso era caótico, de ahí el nombre del blog.
De momento hemos conseguido que a pesar de que durante el día no duerma más que 20 minutos seguidos en el mejor de los casos, las tardes y las noches suelen ser mejores. Eso sí a las 8 de la mañana como muy tarde su despertador biológico le hace despertar, da igual entre diario que el fin de semana.

En este momento, nos estamos planteando si seguir con el colecho o comenzar con otras pautas de sueño. Como ya os comenté hasta ahora adoptamos el colecho como forma de dormir, porque básicamente era a única forma de que descansáramos los dos. Pero si es cierto que el niño se ha acostumbrado a dormir con mamá y solito le cuesta más. En esta etapa aún podemos adoptar de manera menos "traumática" el que cada uno duerma en su espacio, pero como todavía no lo hemos decidido y estas cosas se van haciendo sobre la marcha, así que ya os contaré.

Comentaros eso sí, que la "toma nocturna" todavía no ha desaparecido, por eso al dormir juntos es más fácil amamantarle.
Como podréis ver es una etapa de cambios y de fijar unas nuevas "reglas del juego".

Los dientes. Ya desde hace unos meses hemos optado por llevar se "complemento" siempre un babero, Oliver saliva mucho y se empapa la ropa. de momento los dientes no han hecho su aparición, pero estamos en una época en la que en cualquier momento puede aparecer el primero. Además los dientes de abajo los tiene marcados... pero todavía sin salir.

Si todavía no habéis empezado a trabajar en esta época sois unas afortunadas. Por desgracia como ya comenté las 16 semanas de baja maternal no dan para mucho, el bebé necesita estar con su mamá y mamá tiene que trabajar. si tenéis ayuda de familiares a día de hoy es un lujo, sino existe la posibilidad de que el bebé vaya a la guardería. Todas sabemos que van a estar muy bien cuidados, pero siempre es traumática esa primera separación y sobre todo tan chiquititos.

¿Cómo han sido vuestros primeros 5 meses? o ¿Cómo os imagináis que serán?

lunes, 19 de enero de 2015

Todo pasa... Keep and Calm

La sabiduría popular, es sabia, valga la redundancia. Así podríamos definir la frase que desde que he dado a luz más oigo, todo pasa. Y la versión más moderna Keep and Calm.

Cuando llegas a casa con tu bebé esperas que todo sea maravilloso, pero "por desgracia" no es así. Y aunque nos hayamos pasado 9 meses pensando lo maravillosa que será nuestra vida cuando tengamos a nuestro bebé en brazos, la realidad es mucho más dura.
No se vosotras, pero yo cuando llegué a casa no estaba preparada para todo lo que se me venía encima.
El cansancio, la falta de sueño y el estar pendientes de alguien 24 horas para dejar de ser uno mismo hacen mella.
Qué cierto es aquello de que cuando eres madre comienzas a entender a la tuya! Comienzas a ver que sus consejos, esos con los que casi te taladraba la cabeza son todos ciertos... y si ya la querías, ahora la quieres un poco más, porque entiendes por lo que ha pasado. Además es una madre, como las de antes, las que podían con todo sin ayuda o sin apenas ayuda de nadie...
Una de las frases que más oí como os decía es que todo pasa. Y es cierto. Aunque parezca mentira y creas que no va a llegar, los cólicos se pasan, los gases se pasan, el no dormir... no se pasa, pero lo sobrellevas que ya es mucho! Y comienzas a saborear otra gran frase muchas veces pronunciada por grandes madres, merece la pena. Pues sí, aunque haya horas sin dormir, horas de llanto desconsolado... todo pasa y merece la pena!
Y vosotras ¿En qué fase estáis? ¿Veis la luz al final del túnel? Si todavía os cuesta verla no decaigáis, son sólo etapas que hay que pasar!


domingo, 18 de enero de 2015

Bebés de alta demanda y colecho

EL término Bebés de Alta Demanda fue acuñado por el pediatra americano Dr. Sears: “High need baby”, traducido al español como Bebé de Alta Demanda o de Alta Necesidad.

Son niños que tienen unas necesidades muy grandes, de contacto físico, de atención, de estímulos, de conocimiento, de aprender, de explorar.. por lo que prefieren estar en brazos sin que ello signifique que están enmadrados o que haya cogido "vicio". Un bebé hasta los 4 ó 5 meses no es consciente de que se "puede acostumbrar a los brazos", aunque lo primero que te dicen en el hospital nada más nacer es que no cojas mucho al niño no se vaya a acostumbrar. Estos términos con los bebés de alta necesidad hay que desterrarlos.
Así pues pensemos en sus necesidades, en lo que nos están pidiendo con su llanto, con sus protestas y en la medida en la que podamos vamos a dárselo. Para ellos no es un capricho, es una necesidad.

Ellos no entienden todavía de usos horarios, por eso y para facilitar el descanso de la mamá hoy os voy a hablar del colecho.

Los bebés de alta demanda despiertan a menudo por la noche debido a su diferente barrera de estímulos que hace que el más leve ruido sea suficiente para que salgan de su “plácido” sueño. Óliver apenas dormía de día y por la noche tampoco, por lo que la única forma de poder dormir un poco era dormir con él. siempre siguiendo unas reglas de higiene básica en el sueño para evitar sustos o problemas.
Los bebés con alta necesidad no saben desconectar de los estímulos que les rodean y quedarse dormidos solitos, por lo que dormir con "mamá" les ayuda a conciliar el sueño y relajarse.
Así que de momento tanto el cuco como la mini cuna han sido dos objetos que apenas hemos utilizado en estos primeros casi 5 meses. si queréis saber más sobre los beneficios del colecho, estos son algunos ejemplos.

Beneficios que tiene dormir con tu hijo son:
  1. El descanso del que hemos hablado tanto para los padres como para los hijos. Los bebés de alta demanda nos necesitan cerca, muy cerca para poder relajarse lo suficiente para dormir.
  2. Favorece la lactancia materna.
  3. El sueño del bebé está más controlado y estamos muy cerca para poder atender sus necesidades en cualquier momento, porque las madres desde que nos convertimos en madres desarrollamos una especie de sexto sentido que nos hace dormir alerta y despertarnos en el momento justo en el que nuestro hijo nos necesita.
  4. Se establece una conexión muy fuerte con tu hijo.
  5. El niño gana en confianza, se siente seguro, atendido y querido
Y vosotras, ¿cómo dormís a vuestros bebés?


sábado, 17 de enero de 2015

Problemas digestivos en recién nacidos (I):

Uno de los problemas que quizás no nos hayamos planteado como futuras mamás o recientes mamás es que los recién nacidos pueden venir con pequeños trastornos digestivos.

Los más normales y los que todo pediatra no toma muy en consideración cuando una "mamá primeriza" acude a consulta es el llamado problema de cólico del lactante.


El cólico del primer trimestre se caracteriza por episodios de un llanto agudo que parece inexplicable y que altera a un niño que por lo demás parece sano, saludable y tranquilo durante el resto del tiempo. El cólico se inicia generalmente después de las tomas, aunque puede suceder a cualquier hora sin relación con ellas. Es más frecuente durante la tarde o noche y puede durar más de 2 horas.
Estos episodios aparecen a partir de la primera semana de vida y probablemente se extenderán durante los primeros 3 meses de vida con una frecuencia diaria. Pueden acompañarse de movimientos de flexión de las piernas sobre el abdomen, flexión de brazos, apretar los puños, muecas diversas, irritabilidad general y emisión de gas intestinal. El lactante suele consolarse si le cogemos en brazos, a no ser que se le haya dejado llorar durante mucho rato.
Los primeros 15 días Oli no dejaba de llorar, sobretodo por las tardes, por lo que acabamos en urgencias después de no poderle calmar durante 6 horas seguidas. Tras realizarle pruebas que incluían analítica de sangre, ecografía abdominal... nos mandaron a casa sin diagnóstico.
Para este mal llamado cólico del lactante que nos puede acompañar durante los primeros meses de vida recomiendan :
  • Mantén siempre la calma: lleva el niño al pediatra al menos una vez para comentar el problema de los cólicos. Él lo revisará y te confirmará que el niño/a no tiene ninguna enfermedad, y te recomendará un tratamiento. Pero hay que tener en cuenta que a veces, la ansiedad de los padres también puede desencadenar el llanto del niño y no sólo ser la consecuencia lógica de éste. Es recomendable, por tanto, procurar no irritarse si el lactante llora y tener paciencia para no empeorar la situación.
  • Comprueba que no está hambriento o demasiado lleno. Un escaso aporte de leche materna o biberón puede ser la causa del llanto. Igualmente, si el lactante está demasiado lleno (le estás dando de comer muy a menudo, le das un suplemento de biberón demasiado grande, tienes mucha leche, etc.) también puede que llore. Revisa estos aspectos y trata de corregirlos.
  • Intenta que coma a gusto y se coja bien al pecho o a la tetina del biberón. A veces, el lactante no come a gusto por varias causas, entre las que destacan las siguientes:
    • El pezón es muy pequeño.
    • El lactante chupa sólo del pezón y no del pezón y la areola.
    • Las pezoneras están mal adaptadas.
    • El uso de biberones con válvulas, biberones con agujeros demasiado pequeños o grandes.
    • La mala postura al alimentarlo o la nariz tapada.
  • Comprueba que no esta incómodo/a. Hay varios factores que pueden incomodar al lactante, entre los cuales destacan:
    • Ropa demasiado apretada.
    • El exceso (calor) o falta de ropa de abrigo (frío).
    • Falta o exceso de contacto con los padres.
    • Humedad (comprueba que no va mojado/a o sucio/a).
  • Levántalo y cógelo en brazos. Probablemente su bebé echa en falta el ritmo de vida intrauterino, cuando sentía los latidos del corazón y la respiración de la madre durante todo el día. Se sentirá satisfecho y calmado si le coges, le abrazas y le acaricias, actividades rítmicas muy útiles.
  • Ten presente que el lactante no se acostumbrará: no lo "malcriaremos" por tenerlo en brazos a menudo durante los primeros 3 ó 4 meses. Intenta cogerlo en brazos varias veces al día (preventivamente). Se ha comprobado que coger a los niños durante 3 h al día cuando no están llorando, reduce posteriormente la tasa de llanto diario al 50%.
  • Mantén al niño en posición vertical durante el mayor tiempo posible, procurando que no se sienta incómodo: ponle en una mochila para niños y pasea con él. También puedes ponerle un poco incorporado en una tumbona para niños. No olvides cambiarle de posición de vez en cuando, tanto si está en brazos como en la cuna.
  • Procura que se sienta confortable: siéntate, acuéstalo sobre tus muslos y mueve las piernas arriba y abajo con un ritmo suave. Acurrúcalo en un extremo de la cuna, o envuélvelo en una manta pequeña de cuello para abajo y con los brazos a los lados, de manera que se sienta más protegido. Dale golpecitos o frótale la espalda para hacerle eructar después de las comidas (aunque no es imprescindible). Hazle masajes suaves en la barriga o túmbale y muévele las piernas como si fuera en bicicleta.
  • Existe un medicamento homeopático llamado Colikid, que placebo o no, a nosotros nos ayudó un poquito.
  • Sin embargo, no siempre es culpa de los cólicos el que un bebé llore sin consuelo... existen otra serie de causas más difíciles de descubrir incluso por los pediatras y que desesperan a cualquier madre, por ejemplo la intolerancia a la proteína de la leche.

  • viernes, 9 de enero de 2015

    Revisiones médicas tras el parto

    Una vez que nuestro bebé llega al mundo no podemos evitar estar más pendientes de él que de nosotras mismas, pero no debemos olvidar que no sólo el peque tiene que pasar sus revisiones médicas, sino que las mamás también tenemos que acudir al médico.


    El periodo posterior al nacimiento de un bebé es especialmente delicado para la salud y la estabilidad de la mamá. Se piensa que finalizado el embarazo todo vuelve a ser como antes por arte de magia, pero, en realidad, el organismo femenino tiene por delante un largo periodo de cambios hasta volver a ser como era previo a la gestación. Si durante nueve meses de espera te cuidaste con mimo y dedicación, ahora no puedes centrarte sólo en el cuidado de tu bebé y olvidarte de ti misma y de tu salud.
    Además de las revisiones que están previstas en cada caso, si sospechas que algo no está bien (cansancio excesivo, fiebre, no respiras bien, las heridas no cicatrizan) debes contactar de inmediato con un profesional, él sabrá ayudarte.

    Médico de cabecera
    Sí trabajáis es uno de los primeros pasos que tenéis que dar, da igual si habéis dado a luz en un hospital público o privado. Tendréis qué solicitar cita con el médico de cabecera para solicitar la baja. Le deberéis presentar el informe médico que os dieron cuando salisteis del hospital y os hará unas pocas preguntas para ver como ha sido el parto. La enfermera en el centro de salud. Se encarga de revisar el estado de la episiotomía o la herida de la cesárea. Vigila el pecho, la lactancia, aconseja sobre los cuidados del recién nacido y soluciona todas las dudas relativas a esta etapa.
    El ginecólogo
    Si decides dar el pecho, tu estado hormonal no se estabilizará del todo, puesto que las hormonas de la lactancia frenan al resto de las hormonas femeninas, y el ciclo ovulatorio no se regularizará. 
    Esta visita se suele realizar una vez pasada la cuarentena. En ella vuestro ginecólogo os realizará una citología, os explorará y os pedirá una analítica. Lo normal es que ya estéis tomando vitaminas, sino os mandará un complejo vitamínico.
    En mi caso también me mandaron una ecografía de mama para cuándo acabara de dar a luz. Otro punto importante en esta visita es hablar de los métodos anticonceptivos que podéis volver a utilizar, estos dependerán de cómo estéis alimentando al bebé y de vuestras preferencias personales.
    Dar el pecho
    En esto de la lactancia, como en todo, existen muchas diferencias entre unos casos y otros. Como ya hemos comentado. A algunas mujeres les resulta muy sencillo desde el primer día y a otras les parece misión imposible. Es cierto, hay casos (hasta que se regula la cantidad de leche y el recién nacido es capaz de succionar correctamente) en que pueden aparecer algunos problemas como inflamación de pechos, mastitis, grietas, escasez o exceso de leche, etcétera. La buena noticia es que, salvo en raras ocasiones, todos estos problemas tienen solución. El ginecólogo te ayudará.
    Anticonceptivos
    ¿Cuáles usar? Si no quieres embarazarte durante el posparto, debes tener previsto qué método vas a usar. El ginecólogo te orientará para decidir el más conveniente para ti. Si estás amamantando los más aconsejables son los de barrera como los preservativos, o un tipo especial de anticonceptivo hormonal que contenga únicamente progestágenos., en España se receta Cerazet. 
    Otras pruebas
    1. Dependiendo de cómo haya sido el parto y el embarazo, es posible que sean necesarios otro tipo de exámenes durante el posparto: 
    2. Si hubo anemia en la gestación, se perdió mucha sangre en el parto, cesárea o se padeció algún tipo de infección se harán otros estudios para asegurarse de que todo vuelva a la normalidad. 
    3. En caso de una retención de restos en el útero después del parto, seguramente se realizarán varias ecografías hasta comprobar que el útero esté limpio. 
    4. Si se sufre una patología (diabetes, hipertensión, hipotiroidismo) asociada o no al embarazo, será necesario someterse a revisiones exhaustivas posparto, las cuales varían en función del problema y su gravedad. Será el ginecólogo quien decida en cada caso las pruebas necesarias, y si se precisa la intervención de otros especialistas.


    miércoles, 7 de enero de 2015

    Como afianzar la lactancia materna

    Una de las cosas que más me preocupaba antes de dar a luz era el hecho de la lactancia. Pero cuando ya nació Óliver, mis preocupaciones crecieron exponencialmente.

    En mi familia tanto mi hermano como yo fuimos criados con lactancia materna, por lo que no contemplé como opción darle el biberón.
    Como ya os comenté optar por utilizar biberón es una elección personal y tan válida como la lactancia materna, pero yo creía que podría dar el pecho al bebé sin problemas.
    En el hospital entre que tardó en subirme la leche, que el bebé estaba cansado y se dormía nada más ponerle... hicieron que a las 5 de la mañana del segundo día que estábamos allí me tocara pedir un biberón porque el pobrecito no dejaba de llorar.
    Desde entonces he combinado lactancia materna con apoyo en algunas tomas de biberón, o lo que es lo mismo, lactancia mixta. Lo ideal, para mi, hubiera sido que con el pecho el niño hubiera tenido suficiente, pero aunque lo he intentado, ponerle a demanda al pecho, aunque fuera una mamá siempre "con la teta fuera", estimular la producción de leche poniendo más al niño al pecho, etc. no lo he conseguido.
    Con todo comprado no se me había pasado por la cabeza que fuera a necesitar ningún biberón, por lo menos al principio, por lo que nada más salir del hospital, tuvimos que ir a comprar un biberón por lo menos y un bote de leche.
    Hago un inciso aquí. Si vuestro bebé está sano es seguro que casi cualquier marca de leche le valdrá. La diferencia más que nada radica en el precio, y por experiencia personal no siempre las más caras serán las mejores.

    Siempre leyendo buenos consejos, hemos probado casi todo, menos acudir a una de las reuniones de la liga de la leche. Sino sabéis que es, son reuniones que se hacen en los diferentes municipios y ciudades, en mi caso en Madrid, una vez al mes hay reuniones en diferentes sitios, para hablar del tema de la lactancia, te ayudan etc. Se que es de gran ayuda, pero como con Óliver me ha sido tan complicado realizar una vida semi normal, como ya comenté el que un bebé esté llorando el pobrecito tan a menudo hace muy difícil salir a la calle e ir y venir con cierta normalidad, no hablemos de intentar llegar a tiempo a las citas. Si podéis es un lugar de reunión con otras mamis y os vendrá bien ir.

    La neonatóloga me mandó unos sobres que se venden en farmacia y que se supone que ayudan a producir más leche, a mi no me han servido, así que fueron 20 € gastados para nada. Alimentos que aumenten la producción de leche como tal no hay, que no os engañen, porque no existe una evidencia demostrada. Eso si, cuanto mejor os alimentéis de mejor calidad será vuestra leche.
    Los primeros días de la vuelta a casa, a penas tenía tiempo para comer, estaba tan cansada que si tenía 5 minutos prefería intentar descansar... eso también produjo que el nivel de leche se redujera. Así que consejo, hay que comer bien en la medida de lo posible.

    Y como recomendaciones para que vuestra lactancia no acabe en "fracaso", me parece un término horrible, pero es así como se define. Yo no creo que mi lactancia haya acabado en fracaso, he tenido la suerte de que mi bebé no ha rechazado el pecho a pesar de utilizar "bibi", pero se que a veces ocurre. recordad también que existe la posibilidad de relactar, ya os hablaré de ello en otro post, así que sobre todo tranquilidad y paciencia, mucha paciencia, como con todo.

    Recomendaciones

    Pedir ayuda a alguien que sepa del tema. No es por menospreciar a las abuelas y sus consejos, pero cuando hay problemas de verdad se necesitan soluciones de verdad, y para ello hay que buscar ayuda del pediatra, la enfermera, la matrona o las asesoras de lactancia, para que revisen la posición del bebé y analicen las posibles causas de por qué el bebé no está tomando leche suficiente.
    Posiblemente haya un mal agarre y por eso la succión no es eficaz. Si la succión no es correcta el bebé no saca suficiente leche, y si no está vaciando el pecho y no lo estimula bien, la producción se resiente. Dicho de otro modo, para que haya una correcta producción de leche debe haber una estimulación correcta del pecho que vacíe el pecho en las tomas.
    Si no lo hace el bebé puede hacerse con extracción manual o con sacaleches, pero claro, lo ideal es que lo haga él para evitar ese paso intermedio. Por eso es importante, muy importante, que alguien que sepa del tema valore las tomas con el bebé y vea si el agarre es correcto, si la posición se puede solucionar o si hay otros factores que podrían estar interviniendo en la producción de leche. (Fuente Bebésymás)

    lunes, 5 de enero de 2015

    El día que te enteras que estás embarazada

    Cuando era más joven (me acabo de echar 20 años más encima con esta frase) siempre tuve miedo a un embarazo no deseado en ese momento. También pensaba que el día en que quisiese ser mamá por todo lo que había leído me sería complicado. Estaba acostumbrada a oír como otras mamis habían intentado durante varios meses ser mamás hasta por fin conseguirlo en el mejor de los casos.
    De ahí mi sorpresa al conocer la noticia. El día 10 de enero visitando a una amiga en Barcelona que hacía varios años que no veía, y hablando de su embarazo, de aquella ella estaba embarazada de casi 5 meses, dije mi gran frase: "pues yo tengo un retraso de una semana" a lo que ella me contestó... " A ver si estás embarazada". Pensando que era imposible... ante la falta de práctica y por utilizar métodos anticonceptivos (el parche para más datos) dije toda convencida que no, que era imposible. Pero un runrún se me quedó en la cabeza y volviendo al hotel y pasar por una farmacia decidí comprarme un test. En otras épocas de mi vida ya me había realizado alguno, siempre con un negativo como una casa, así que esta vez no iba a ser menos... o sí...
    A la mañana siguiente salí de dudas... el señor "predictor" confirmaba lo que muy en el fondo yo intuía, estaba embarazada y encima me indicaba el tiempo, por eso de comprar un test moderno de embarazo, de 2-3 semanas.
    Mi cara fue todo un poema, pero mi mente no dejaba de pensar, ¿Y ahora qué hago?


    Una vez pasado el shock y ya de vuelta en Madrid, lo primero fue visitar al ginecólogo. Aunque yo propensa a coger un catarro en cuanto me pasa un virus por delante, acudí a urgencias para saber qué me podía tomar y que no, puesto que el año anterior por esas mismas fechas había cogido una gripe que me dejó 10 días en la cama y tenía miedo que le pudiera pasar algo al enano que ya estaba en camino. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, aproveché y pedí que me hicieran una ecografía... y ahí le vi por primera vez. Era una "bolita", todavía no era nada, pero no pude dejar de emocionarme, incluso ahora escribiendo estas líneas se me salta una lagrimita... De ahí su nombre, no sabía si sería niño o niña, pero durante todo el embarazo se quedó con "boli", incluso hoy 4 meses después para mi sigue siendo mi "boli". He escuchado que otros papis les llaman lentejita, cacahuete... y vosotros ¿qué nombre le pusisteis? 

    En mi bebé no duerme, además de contaros mis experiencias, también me gusta compartir información de interés. hace unos días leí esto en Mi pediatra online, no deja de ser cosas curiosas a saber del embarazo. En este caso del primer mes.


    El primer mes de embarazo es especial, el comienzo de todo, de la aventura de ser madre y del desarrollo del bebé, tu futuro hijo.
    La concepción se produce aproximadamente 2 semanas antes de la primera ausencia de menstruación, uno de los síntomas de embarazo que, aunque no es concluyente por si solo,  habitualmente nos lleva a realizar un test de embarazo que confirme la gestación. Estas pruebas detectan la hormona gonadotropinacoriónica (HGC), también llamada hormona del embarazo, que estará presente en sangre y orina.
    Curiosamente el primer mes de embarazo es un “mes de 6 semanas”, porque el embarazo humano dura unas 40 semanas y su inicio se cuenta a partir del primer día del último ciclo menstrual, de modo que, normalmente cuando obtenemos la confirmación, estamos ya entre la cuarta  y sexta semana de embarazo.
    Realmente lo que sucede en el primer mes de embarazo es la fecundación e implantación del embrión, todavía no hablamos de feto.
    ¿Y el tamaño, cuanto mide el embrión?, El embrión mide de 0,4 a 1 mm.

    ¿Cómo fue el momento en que os enterasteis de que estabais embarazadas?
    Un saludito muy grande!!

    domingo, 4 de enero de 2015

    Cosas que toda madre debería saber antes de tener un bebé (II)

    Buenas de nuevo! Hoy seguimos con la serie Cosas que toda madre debería saber antes de tener un bebé,

    No se si os pasa u os habrá pasado, cuando me enteré que estaba embarazada comencé a seguir semana a semana la evolución del bebé por página de internet, y revistas, lo "típico" en la semana 6 ya tiene no se que, en la semana 20 ya abre los ojos... (es un ejemplo, ahora mismo  de cabeza no sabría deciros que era capaz de hacer en cada semana...) creo que es algo que casi todas las madres hacen, lo que pasa que en la era de internet lo hacemos en modo "pro", porque queremos ser unas mamis profesionales :), pero que no os engañen, yo me llevo 12 años de diferencia con mi hermano y cuando mi madre se enteró de que por fin iba a dejar de ser hija única compró unos cuantos libros para que, yo encantada, fuese siguiendo la evolución de mi buen hermano...pero en analógico. Lo malo de esos libros o esas páginas es que no te enseñan lo que pasa después, ni tampoco traen el famoso manual de instrucciones (espabilaburros) que deberían traer todos los bebés.


    1. Depresión o tristeza tras el parto

    Sí, existe, no es un mito y no es cuestión de que una sea más o menos fuerte. Un cambio hormonal tan grande tiene que tener alguna consecuencia. Además, mientras que esos cambios en el embarazo van surgiendo poco a poco, tras el parto es una buena torta.
    Yo los primeros días lloraba por cosas tan absurdas como porque me dijeran que ya era mamá o que me quedaba poco par cumplir los 30. Son cosas que vistas con el paso de los días les ves poco sentido, pero me pasó. También hay que diferenciar lo que es unos días de tristeza a  lo que es una depresión más profunda. Que no os de vergüenza acudir al médico, pensad que son  muchos cambios en tan poco tiempo, el bebé requiere mucho esfuerzo y dedicación y a veces tropezamos y es necesario que nos ayuden a levantarnos.

    2. Primeras visitas del bebé

    Cuando Oli nació hubo un momento en que me junté con 17 personas en la habitación. Hacía unas pocas horas que había dado a luz y las primeras visitas fueron llegando. Se agradece ver a la familia, amigos, pero a veces esas personas no entienden que el bebé y la mamá están cansados. Yo llevaba más de 24 horas sin dormir, y Oli el pobre había pasado de estar agustito dentro de su mamá a llegar a un mundo que no conocía. Yo os recomiendo que en la medida de lo posible evitéis la aglomeración de visitas bien intencionadas, por lo menos el primer día. Ya habrá tiempo de conocer al bebé, y aunque crece rápido no tanto.

    3. Intentar establecer horarios desde el primer día

    Que cada bebé es un mundo, ya nos ha quedado claro. Que lo que vale para unos para otros no, también, pero en la mayoría de los casos intentar seguir rutinas que se adapten a los papás en vez de adaptarnos nosotros al bebé es o muy complicado o imposible como en mi caso.
    Yo no he sido una persona nunca con unos horarios estrictamente establecidos, pero desde que soy mamá he sabido lo que es apreciar hasta una simple ducha, porque con el bebé no hay horarios, bueno sí los suyos, pero son muy anárquicos y no entienden de hora.
    A mí una "mami" me llegó a decir que cuando sus bebés eran pequeños para acostumbrarlos la toma de la noche ( la de la madrugada), no se la daba para que se fueran acostumbrando a dormir desde recién nacidos del tirón. Me pareció y me sigue pareciendo una salvajada....

    4. La baja laboral

    Siempre he pensado que en España los días de baja laboral daban para poco. Ahora que soy mamá, se que esos días no valen para mucho. Sobre todo porque los primeros días te pasas la mayor parte del tiempo entre arreglar papeles, atender al niño... Además tonta de mí, siempre pensé que la baja duraba 4 meses... en realidad son 16 semanas, por tanto la teoría es que tienes que dejar a tu bebé antes de cumplir sus 4 mesecitos. Si encima os toca uno "difícil" como el mío, con alta demanda, el planteamiento no es sólo a qué guardería le llevo, sino a quién se lo puedo dejar, porque seamos realitas, si complicado es atender a un bebé de alta demanda cuando es tuyo... si tienes que cuidar al de otra persona...

    Os habíais planteado estás cosas estando embarazada o cuando habéis pensado en ser madres? Hay muchas cosas más que me gustaría compartir, pero poco a poco! Si queréis contarme ¿Cuáles son las cosas en las que no habíais pensado antes de ser madre?
    Un saludito!!


    sábado, 3 de enero de 2015

    Cosas que toda madre debería saber antes de tener un bebé (I)

    Cosas que toda madre debería saber antes de tener un bebé 


    La maternidad, ese estado maravilloso que muchas veces las películas, la familia y los que nos rodean han tildado de maravilloso, por "desgracia" no siempre es así. La realidad muchas veces es que tras salir del hospital te encuentras con una nueva personita que depende de ti las 24 horas del día con sus noches, y a pesar de que puedas tener ayuda de tu pareja, familiares o amigos, realmente la responsabilidad es cosa tuya.

    Tengo un hijo maravilloso, pero desde que nació no duerme, de ahí el nombre del blog. Por eso y porque al igual que yo, habrá muchas mamás que buscan información sobre qué hacer o como actuar en determinadas situaciones con un bebé que no es tan idílico como el resto de las mamás aquí os dejo ciertas realidades que en estos meses me han tocado vivir y no está demás compartirlas para ser de ayuda a otras mamás.

    1. Tu bebé, aunque sea recién nacido, no tiene por qué dormir 18 horas al día


    Cuando salimos del hospital todavía no conocíamos el llanto de Óliver. Los dos días que estuvimos allí se comportó como un campeón, incluso las enfermeras me decían la suerte que había tenido que no lloraba, se había cogido bien al pecho, no como otras madres que había en la misma planta y que ya desde el inicio habían tenido problemas.
    Fue llegar a casa y comenzar con problemas de gases, cólicos del lactante... mi hijo no consentía dormir en el cuco, ni casi en ningún lado... y no era cuestión de brazos, el niño estaba incomodo en cualquier lado, pero siempre iba a estar mejor conmigo que solito.
    Llegamos a estar 6 horas en urgencias, porque el niño se pasó llorando y sin apenas dormir más de 10 minutos seguidos 12 horas.
    Y todo para que la pediatra de urgencias con mucha menos idea que yo me mandara a casa diciendo que todo estaba bien tras hacerle analítica, una eco... Evidentemente el niño no estaba bien, pero como ya os he dicho poca idea parecía tener de bebés.

    2. El bebé no coge suficiente peso y hay que ayudarle con biberón


    Nunca pensé que dar el pecho fuera una cosa complicada, otro de los mitos de ser madre. Como toda técnica conlleva su tiempo y complejidad, pero no sabía que podía desesperar tanto y la facilidad que hay en este saciedad por abogar por el biberón a la mínima. Dicho esto, alimentar al bebé por cualquiera de las dos opciones es tan válido como respetable, cada mujer, situación y bebé son un mundo y nadie mejor que vosotras para decidir cual es mejor en cada caso. Pero lo que me escama es que ya desde el hospital la opción de apoyar al bebé con biberones en detrimento de la lactancia materna era una cosa habitual. Antes de darme el alta la pediatra me insinuó, en cada visita, que si el bebé hacía pis con un tono rojizo, como sangre ( no os asustéis es la urea del pipí de los recién nacidos y es totalmente normal al principio, si se mantiene en el tiempo es porque el niño no recibe suficiente alimento, pero no era el caso, porque no había dado ni siquiera tiempo a que esto pasara) le tendría que dar suplementos de "bibe". La leche me tardó en subir y a una primeriza siempre le entran los miedos de... ¿tendré sufiente leche? ¿le estará alimentando correctamente?, etc. entre esto, y que el niño cada vez que le ponía al pecho se dormía el angelito pues nos costó hacernos con el tema, pero la neonatóloga desde la visita de los 15 días hasta que dejamos de verla cumplidos los dos meses, me insistió y mucho en que le ofreciera biberón a todas horas porque según ella no había cogido suficiente peso.
    Mi niño es pequeñito pero está dentro de los baremos, pero a la tal señora le debió parecer que el niño tenía que ser una bola para que estuviese sano. Moraleja, hay que hacer caso a los pediatras, pero mejor que una mamá, que al fin y al cabo está las 24 horas con el bebé, no le conoce nadie.

    3. El biberón de refuerzo le estriñe y parece que le sienta mal

    Después de la primera visita a urgencias, decidimos cambiarle la leche porque parecía que le sentaba mal. La vomitaba en plan fuente..el caso, cambiamos a una leche Digest, de lo mejor del mercado, de las más caras.... antiestreñimiento... pero sólo conseguimos que durante 3 semanas el pobrete no hiciera caca por sí mismo, y cuando lo hacía era en forma de "choricillo o de bola"... me río yo, de los que dicen que los lactantes no pueden padecer estreñimiento o que si un bebé no hace caca en 6 días no pasa nada...Les hubiera dejado a Óliver a ver que pensaban. Como la neonatóloga no nos daba soluciones decidimos ir al pediatra se la seguridad social que nos indicó que cambiáramos de leche y que probáramos a darle eupeptina,unos polvos mágicos maravillosos para el estreñimiento del bebé. Con la tercera marca de leche parece que acertamos y el pobre comenzó a manchar pañales de nuevo, eso sí común color verde asqueroso y un olor que echa para atrás el angelito.
    Como seguía llorando, regurgitando, ya no en fuente pero se veía que el pobrecito lo pasaba mal, volvimos a llevarlo al médico. Lo que en una primera consulta no era reflujo, a los 3 días con los mismos síntomas si lo era... nos mandaron una solución de Omeprazol, según he leído un medicamento muy fuerte para un bebé. En esas estamos y aunque un poco mejor el bebé no esta bien.
    Nosotros decimos que es un bebé casi normal, pero con 4 meses recién cumplidos todavía no lo es... así que ayer tocó cambio de leche de nuevo por una fórmula hidrolizada, por si es alérgico a la proteína de la leche. El pobre parece una coballa... pero confío en que encontremos solución.

    4. Mi niño no duerme, problemas digestivos... ¿y si tengo un bebé de alta demanda?

    Un término que nunca había escuchado. De hecho muchos pediatras ni lo conocen o no lo contemplan, pero por ello está San Google que todo lo sabe y que después de meter y buscar todos los síntomas te da una respuesta.
    Como a mi alrededor todos los bebés y sus mamás son fantásticos, duermen y comen, hay que despertarles para comer, no lloran... y a mí me ha salido el garbancito negro, no me podían ayudar mucho. Por eso cuando leí varios artículos relacionados con bebés de alta demanda me sentí identificada.
    Aquí sus síntomas:


    Son cosas, y no son todas, que no te planteas antes de ser madre, pero que conviene conocer, así que en el próximo post os cuento más.

    Un saludito de una #malamadre