viernes, 27 de marzo de 2015

¿Engordar 9 kg durante el embarazo? o alguno más

No se si os pasó igual que a mi, pero antes de saber que estaba embarazada ya había oído varias veces la recomendación de engordar sólo 9kg durante el embarazo, uno por mes. Después buscando información me enteré que hasta 15 kg es "aceptable", pero ¿qué pasa si engordas 28 kg como me pasó a mi?

Pues eso, ¿qué sucede? Así a bote pronto te digo que lo que pasa es que te llevas la bronca de la comadrona, del ginecólogo, de los amigos, de los conocidos... y que te cuesta más moverte, pero... poco más. Y aquí hago un inciso, no es recomendable engordar tanto, pero ¿qué le vamos a hacer?
Tras dar a luz, a los dos días ya había perdido 9 kg, y a las dos semanas 17 kg... obvio que no todo el peso era que me había hartado a comer, el niño, una retención de líquidos de caballo y una mala circulación desde los 4 meses de embarazo también importaban. Claro que esto todos los que me echaban la bronca y opinaban parece ser que no lo tenían en cuenta.

Después de dar el pecho y comiendo normal, sin privarme de nada, "sólo" me quedan 7 kg de perder... y a pesar de que en otras épocas de mi vida estaría llorando por las esquinas y matándome en el gimnasio, el orden de prioridades impide esto. Es decir, primero el bienestar del bebé, segundo si tengo tiempo libre prefiero descansar y tercero ya volveré a entrar en mi ropa algún día. Además con un bebé de alta demanda no me quedan muchos ratos libres.

Este post está relacionado con la noticia de la que me hice eco el otro día en Facebook, donde una revista de moda de prestigio abogaba en uno de sus artículos y a través de una modelo de volver a estar perfecta a los dos meses. Creo que este tipo de artículos hacen más mal que bien.. pero bueno convivimos con este tipo de informaciones a diario.

En definitiva, si estáis embarazadas disfrutarlo, si ya habéis tenido a vuestros bebés estad con ellos disfrutadlo también que esta época dura muy poco y hay que aprovechar... y ya tendréis tiempo para adelgazar, hacer deporte.... y volver a preocuparos por esas cosas.

lunes, 23 de marzo de 2015

¿Cómo era tu vida antes de ser mamá?

Llevo varios días haciéndome esa pregunta, ¿cómo era mi vida antes de ser mamá?, seguro que muchas os habéis hecho esa reflexión en alguno de los pocos momentos libres del día que ser madre os deja... pero, ¿qué le diríais a vuestro "antiguo yo" antes de ser mamá?


Pues eso, como reflexión personal, Oli no fue un niño buscado, ni esperado, fue... una sorpresa. Siempre pensé que con todo lo que me había preocupado por no quedarme embarazada cuando era "joven" seguro que cuando quisiese tener descendencia me iba a costar... ¡error! debe ser que como no se le esperaba por eso decidió llegar.
Pasado el shock inicial y después de asimilar mi nueva condición de futura mamá el resto del embarazo ha estado lleno de altibajos emocionales. Y los primeros meses de Oli han sido complicados, por eso a veces me cuesta pensar en como era mi vida antes... Eso sí, creo que  mi vida era más triste, y me explico... la maternidad no es de color de rosa, es bastante durilla, vives preocupada, cada día por una cosa, estará bien, no duerme, estará comiendo lo suficiente..... y un largo etc. Pero como todo, tiene sus cosas  buenas y maravillosas, la sensación de no volver a estar sola nunca, tener que luchar y seguir adelante por una personita,querer verle crecer, alegrarte por cada cosa nueva que hace...
A mi yo antiguo le diría que dejase de preocuparse por ir al gimnasio, por el peso, en general que dejase de preocuparse por las cosas que no importan. Le diría que no tuviese miedo porque el que dirán, los comentarios y las malas lenguas son insignificantes al lado de lo más maravilloso del mundo, Oli. Le diría que todo pasa, que detrás de los nubarrones está el sol y que la gente que no entiende determinadas decisiones en la vida quizá no se merezca estar a tu lado.... y le diría que son muchas las cosas que vas a dejar de lado, quizás más de las que imaginas, pero que al final todo merecerá la pena

lunes, 16 de marzo de 2015

Guía del sueño infantil

La calidad del sueño del bebé y el niño incide directamente en su desarrollo físico y cognitivo, además de sentar las bases de una óptima higiene del descanso en la edad adulta.
La guía del Sueño Infantil, firmada por el doctor Gonzalo Pin, coordinador del Área de Pediatría, Puericultura y Sueño del ESCI (European Sleep Care Institute), y del Área de Sueño de la Asociación Española de Pediatría, y por Tomás Zamora, coordinador Área Trastornos del Sueño y Prevención del ESCI, contiene información sobre los trastornos del sueño más comunes durante la infancia, así como recomendaciones para prevenirlos.



Descansar bien es especialmente importante durante la infancia. y, por ello, el Instituto Europeo de Calidad del Sueño y el Descanso (ESCI) celebra el Día Mundial del Sueño poniendo a disposición del público la Guía del Sueño Infantil. En esta guía, las mamás y los papás encontrarán recomendaciones para establecer unas bases sólidas que ayuden a sus hijos a disfrutar de un descanso seguro y de calidad.
Dormir bien para crecer sano
Se ha demostrado que, ya en el vientre materno, a partir de los 7 meses de gestación, el feto duerme. Asimismo, en los primeros meses de vida, los bebés están en este estado entre 14 y 18 horas al día. Es primordial garantizarles un descanso óptimo durante la infancia porque, mientras duermen, el organismo segrega la hormona del crecimiento, que facilita la retención del calcio, la mineralización de los huesos, la recuperación de los músculos y la estimulación de su sistema inmunológico, entre otros. Además, dormir bien durante la noche está estrechamente relacionado con la capacidad de aprendizaje, memorización y concentración, ya que mientras dormimos, las neuronas se comunican de forma especial, creando conexiones que permiten consolidar la información adquirida durante el día.
- Se recomienda establecer una rutina para acostar a los bebés (por ejemplo, baño relajante, cena y cuento), y mantenerla incluso los fines de semana. En la guía, se hace especial hincapié en cuatro factores para que el descanso sea óptimo: iluminación, temperatura, ventilación y colchón.
- Es muy importante no encender la luz de la habitación, porque puede inhibir la segregación de melatonina, retrasando el sueño del bebé.
- Además, es conveniente mantener la temperatura entre 18 y 20 ºC, y evitar crear barreras térmicas, con mantas o cualquier otro objeto, que fatiguen los sistemas termorregulador o respiratorio del bebé que, hasta los dos años, son especialmente frágiles.
- Por otra parte, la superficie sobre la cual descansa el niño debe ser la adecuada a su peso y edad, ni muy blanda ni muy firme, para evitar la plagiocefalia postural, o deformación craneal, entre 0 y 3 meses.
- A la hora de comprar el colchón o la ropa de cama, es aconsejable asegurarnos de que incluyen la marca CE, que garantiza el cumplimiento de las normativas europeas de seguridad.(Fuente Mibebéyyo)

jueves, 12 de marzo de 2015

Así crece el bebé: semana 23 a 26 de embarazo

Has dejado atrás las dudas e inseguridades de las primeras semanas de gestación. También se han alejado los temores a un aborto y las molestias más desagradables, como las náuseas. 


Tu hijo ya percibe lo que le rodea a través de cuatro de los cinco sentidos, oído, olfato, gusto y tacto. Tu voz le llega con claridad y la diferencia del resto de voces. A través de los latidos de tu corazón y la intensidad de tu respiración, es sensible a lo que le pasa. Percibe tus momentos de relax o si estás estresada. Ambos vivís muy unidos.
Su carita se va definiendo y pareciendo cada vez más a la que tendrá al nacer. Un fino cabello recubre su cabecita, sus orificios nasales se han abierto, sus cejas comienzan a dibujarse y ya abre y cierra los ojos. Duerme entre 16 y 20 horas.
Sus órganos han madurado mucho pero todavía queda pendiente completar el desarrollo pulmonar que se alcanza hacia el octavo mes
Con seis meses de vida el bebé ya mide algo más de 30 cm y pesa 750 gr.


Si quieres saber más.....


Así crece el bebé: semana de 2-6 de embarazo

Leer más.

Así crece el bebé:semana 7 a 12 de embarazo

Leer más.


miércoles, 11 de marzo de 2015

Y después de ser mamá ¿qué?... la conciliación y el emprender es cosa del pasado

shhh el bebé está dormido y por fin puede escribir el post que tenía en mente desde hace días. El domingo fue el día internacional de la mujer, trabajadora o no,  y después de leer varios post y noticias donde las mujeres reivindicaban una vez más sus derechos, nuestros derechos, no pude hacer otra cosa que mirar al pasado y darme cuenta que las mismas reivindicaciones que hacemos en 2015 son las que hacían nuestras madres ya en los 80.


Como ejemplo, mi madre. Con 26 años y prácticamente recién casada vine yo al mundo. Hasta entonces mi madre había sido una trabajadora nata desde los 14 años, cuando en España era legal trabajar a esa edad y en las familias los más pequeños tenían que arrimar el hombro tanto en casa, cuidando a los pequeños, como fuera, aportando lo que ganaban a las familias.
En su caso como os digo, mi madre tuvo que "abandonar" los estudios para ponerse a trabajar, en lo que salía, promotora, ayudante en una joyería... en definitiva hasta que vine yo al mundo no dejó de trabajar. El problema vino cuando nací yo y nadie le daba un puesto de trabajo. Entonces ya ser mamá y tener un bebé era un impedimento para trabajar, los jefes te consideran "menos valida", eso sí mi padre conservó por supuesto su puesto de trabajo y dio igual que fuera "papá". Con este panorama, a mi madre también le tocó reinventarse. Las mamás emprendedoras no son algo nuevo, hay mamás que tuvieron que emprender en épocas de crisis también y levantar un negocio de la nada a pesar de las dificultades... de esto hace ya 28 años, ¿qué poco hemos cambiado verdad? Mi madre, trabajó, concilió y saco a su hija adelante a costa de su empeño y su saber hacer, desde aquí se lo agradezco, porque aunque a alguno le pese, y se que le pesa, mi madre es un ejemplo de mujer trabajadora, emprendedora y luchadora.

Imagina ahora que tú, la que me estás leyendo tienes un puesto bueno de trabajo, o uno en el que estás agusto, y decides ser mamá o como a mí llegas a ser mamá por sorpresa, y todos tus planes de vida se ven trastocados. La maternidad es una de las experiencias más preciosas que puede vivir una mujer, pero compagina mal con una sociedad en la que ser madre casi siempre es sinónimo de estar menos cualificada para ejercer el mismo trabajo que un hombre.  Imagina entonces qué decides hacer algo para cambiar "el mundo", tú mundo... imagina entonces que no estás imaginando... y simplemente levántate y hazlo!

Vosotras ¿os habéis tenido que reinventar?

jueves, 5 de marzo de 2015

Frases que nunca hay que decirle a una mamá

Si estáis embarazadas o sois mamás seguro que habéis tenido que escuchar o escucharéis frases que además de ser malos consejos a veces hacen más mal que bien o incluso hieren a la mamá. Seguro que os ha pasado y hay muchos más ejemplos, pero hoy os comento unos cuantos que a veces incluso a otras mamás se les pueden escapar.


La mayoría de las mamás o futuras mamás hemos oído la frase "quizá no tengas leche o tu leche puede que no alimente al bebé". Es una frase devastadora que yo he tenido que oír ya varias veces en los 6 meses de vida de Oli. Parece una frase tonta, pero puede que en algunas mamás pueda menoscabar su confianza en la capacidad de dar de mamar al niño. Estudios demuestran que es muy bajo el porcentaje en el que esta situación ocurre. Normalmente los problemas de lactancia aparecen por malos consejos, malas posiciones al dar el pecho o incluso por los propios miedos que nosotras mismas nos creamos.
Me acuerdo que a mi me llegaron a decir que mi leche no valía y que le diera biberón al niño en todas las tomas porque se quedaba con hambre.. lo cierto es que el niño ha seguido creciendo, ganando peso, y es a día de hoy que por suerte y con un gran esfuerzo por mi parte no hemos abandonado la lactancia materna, a pesar de que ya hemos introducido la alimentación complementaria.

Otra de las frases que he tenido que oír, de mi propia madre incluso, es que Oli utilizaba el pecho como chupete.
Cuando nació , sobre todo el primer mes, Oli demandaba mamar muy a menudo, de hecho se quedaba dormido al pecho enseguida, no chupaba y al rato volvía a pedir. Pero señores eso no significa que un bebé de unos días utilice a su madre como chupete. Eso se unía a "¡mujer otra vez le estás dando el pecho si acaba de comer!", pues sí, acabaría de comer, pero es lo que tiene dar el pecho a demanda y que los bebés nazcan con un estómago tan pequeñito.

Otra de las grandes frases es decir que no cojas a un bebé recién nacido porque se va a acostumbrar a los brazos. Desterremos ese mito puesto que un bebé no se puede "acostumbrar" hasta que cumplen al menos cuatro meses.
Seguro que vosotras habéis tenido que escuchar otras frases "bien intencionadas", ¿las compartís?





martes, 3 de marzo de 2015

La Ley de Murphy cuando eres mamá y tienes un bebé

Seguro que conocéis a Murphy y sus leyes, ese señor que escribió un libro donde refleja que si todo va mal podrá ir peor o que si se te cae la tostada siempre, siempre, lo hará por el lado de la mantequilla, pero si sois mamás seguro que os habréis dado cuenta que estas leyes se agudizan ¿verdad?


Pues eso es lo que me pasó a mi ayer.. y con un ejemplo muy claro: el ascensor de metro de Madrid.
Últimamente no suelo coger transporte público, ir con el carrito, las bolsas y toda la parafernalia del bebé y el transporte público no son muy compatibles... Pero yo ayer cual súper woman y después de estar 2 horas en el hospital para que le hicieran las pruebas de alergia a Oli a la salida decidí probar suerte y volver a casa en metro. Para entrar no tuve problema, si siquiera utilicé los ascensores porque como era una parada céntrica las escaleras eléctricas funcionaban, y aunque está mal hecho, bajamos a los andenes sin más. El problema vino a la salida. Del andén al vestíbulo, perfecto, el ascensor funcionaba... salir de los tornos y ver que el ascensor que subía a la calle estaba... FUERA DE SERVICIO... oh oh! bueno, pensé yo, aunque haya muchas escaleras, alguien me ayudará. ERROR, nadie, ninguna persona que pasó a mi lado se dignó a ayudarme. Y diréis bueno, así hiciste ejercicio... si, la verdad que si, pero una vez que ya estaba arriba pensé que si se me hubiera escapado el carro el niño se podía haber abierto la cabeza... Moraleja, descartamos el metro como opción de transporte, por lo menos si vamos Oli y yo solos...
Entonces recordé que no era la primera vez que esto me ocurría. Estando embarazada en pleno mes de julio-agosto.. con 20 kg ya de más ya había llegado a la parada del autobús o montado en este y nadie había sido capaz de dejarme sentarme.
Incluso recordé, que cuando a los 15 días de haber nacido Oli le tuve que llevar a urgencias, esperando para hacerle una ecografía, con el niño llorando en brazos... y los 2 acompañantes de un chaval de 20 años ( con la misma edad) que estaban en urgencias por una enfermedad menor, no fueron capaces tampoco de mínimo preguntar si me quería sentar...
Seguro que a vosotr@s también os han ocurrido cosas de estas ¿verdad?

domingo, 1 de marzo de 2015

Difrax un nuevo concepto de productos para bebé

¿Qué buscamos cuando compramos los productos para nuestros bebés? La mayoría cuando descubrimos que vamos a ser mamás, comenzamos una búsqueda infatigable de productos para el bebé que se ajusten a nuestras necesidades y sean buenos en relación calidad-precio. Pero si miramos un poco más allá, queremos que la marca que escojamos respete por ejemplo el medio ambiente, que en las fábricas donde se producen los productos no haya explotación infantil, productos diseñados con médicos y profesionales orientados a la puericultura y al bebé... y mucho más. Pues esto es lo que descubrí ayer junto a FreeFarma y por supuesto Difrax gracias a Madresfera


Que la lactancia materna es difícil creo que ya lo he comentado varias veces, que las condiciones de una vida ajetreada, el trabajo, la intolerancia de muchos de los que nos rodean, también. Por eso es de agradecer que marcas como Difrax, se preocupen un poco más de las mamás que queremos seguir con la lactancia materna aunque no podamos estar las 24 horas con el bebé.
Así ayer gracias a Freefarma conocimos uno de sus productos estrella, un "sacaleches eléctrico, casi insonoro, y sobre todo que pasa desapercibido".


Si habéis utilizado el sacaleches, sabéis que es un aparato "necesario" pero muy incómodo, y si es eléctrico muy ruidoso. Con Difrax ayer conocimos un sacaleches en el que sobre todo permite a la mamá sentirse mucho menos incómoda al usarlo, es discreto, te lo puedes poner dentro del sujetador, por lo que no hay que estar sujetándolo (es manos libres) y apenas hace ruido, por lo que la sensación de "parece que me estoy ordeñando" desaparece. Además en relación calidad-precio está igual que otras marcas en el mercado que venden sacaleches eléctricos, aproximadamente unos 189 €

Además nos presentaron un calienta biberones que en 3 minutos deja la leche caliente a 37º exactos. Con sólo pulsar un botón se calienta. Cuanto más caliente esté el biberón más conserva todas las vitaminas y nutrientes de la leche materna extraída o la leche de fórmula. El biberón S de Difrax está listo para alimentar al bebé inmediatamente después de ser calentado. Los nutrientes de la leche materna siempre se conservan y no hay necesidad de agitar la botella durante el proceso de calentamiento para la dispersión térmica. El calentador de biberones es portátil y ligero. Todos los tamaños de los biberones Difrax son aptos para el calentador. Funciona con corriente alterna de 230V por 79,99 € y por supuesto el rey de los productos, los biberones.


Lo que más destaca de ellos es sus color llamativo y su forma ergonómica. Además se abren por arriba y por abajo permitiendo lavarlos sin dificultad tanto en el grifo como en el lavavajillas. La forma que tienen es muy llamativa, pero permite dar el biberón tanto a diestros como a zurdos sin que el bebé esté incómodo. Y sobre todo una novedad muy útil para evitar que el bebé coja aire, la válvula anticólico está en la base del biberón evitando el vacío que se crea cuando el bebé succiona y asegura un flujo constante de leche
La combinación de diseño único en forma de S con la válvula significa que el bebé succiona menos aire, lo que ayuda a prevenir los cólicos
Ideal para combinar la lactancia materna y la alimentación con biberón
Las versión de 170ml se ajusta al extractor de leche Medela y al nuevo extractor eléctrico de Difrax
Cada biberón incluye tetina de suave y blanda silicona (0m+) con tacto seda que proporciona un agarre extra y permite al bebé sentirlo como si tratar del pecho de la madre
Con capuchón graduado (30ml) para medir la cantidad de leche que queda en el biberón durante las primeras semanas, y punta redondeada para morder para entretener al bebé mientras se prepara la toma
Incluye disco sellador para el transporte y lo podemos encontrar a partir de 7,95 € en internet, los precios varían dependiendo del tamaño del "bibe".





Y por último hoy os hablo de los "chupes". Al contrario que en España que se hacen chupetes de caucho y silicona, en Europa sólo se hacen de silicona, como en esta marca. Hay chupes de -2 meses (para los bebés prematuros) hasta la talla +18 meses. La gran diferencia de estos chupetes respecto a otros es que además que su forma se va adecuando a la edad del bebé, las tetinas van siendo cada vez más rígidas adaptándose a la dentición del bebé. Cuando este llega a los 18 meses el chupete tiene una tetina dura que evita que el bebé la pueda romper con los dientes.... hay mucho que contar sobre esta marca, así que la seguiremos la pista para contaros más y traeros las últimas novedades! Os dejo con una muestra del colorido y la energía positiva que desprende está marca tan "cool".
Ah se me olvidaba! podéis comprar todos sus productos en El Corte Inglés, Hipercor, Carrefour, por internet en FreeFarma y en algunas farmacias especializadas.


Además durante el próximo mes os regalamos un cupón descuento del 15% en la tienda on line (www.freefarma.com) para todos  los productos de puericultura DIFRAX.


Tan solo tenéis que incluir el cupón #lovedifrax  al realizar la compra y automáticamente se activa el descuento.