martes, 20 de junio de 2017

Nuestra operación pañal


Este 1 de junio Óliver cumplió 33 meses y ya venía escuchando (desde hace tiempo) que ya era muy mayor para seguir llevando pañal. Que muchos niños a los dos años o incluso antes son capaces de controlar los esfínteres y el pañal es cosa del pasado... pero aunque yo me he cansado de decir que no todos los niños son iguales, que cada uno tiene su ritmo de aprendizaje y de evolución, lo cierto es que septiembre está a la vuelta de la esquina y el comienzo del cole está ahí mismo, por lo que había que empezar ¿no?A pesar de ser muy inteligente, Óliver siempre a llevado su ritmo de aprendizaje, tanto para gatear, como para andar ha llevado su ritmo y por tanto el control de esfínteres no iba a ser menos.
Además aunque llevamos con un orinal comprado desde hace meses, cada vez que le sugeríamos usarlo, o utilizar el inodoro, el niño parecía que veía el demonio, así que como consejo nº 1, si el niño parece no preparado, no le insitáis ni atosiguéis.

Nuestro orinal de Baby B´jorn


He leído a cantidad de mamas que compran libros, pegatinas, etc como premio y demás... no digo que sea mala técnica, pero si el niño esta preparado seguramente toda es "parafernalia" sobre. Consejo nº2 no hace falta gastar el dinero en cosas que podrían no hacer falta.

Al trabajar fuera de casa y estar pocas horas entre semana en ella ha supuesto que la "guarde" haya sido fundamental. Que Oli viera que otros niños, sus amigos, ya no llevarán pañal ha hecho que el demostrar interés en dejarlo. ¡Ojo! no al principio, que le daba igual, pero si con los días.

El calor y el poder ir sin pantalones en casa también ha sido fundamental para nosotros. Y como tercer consejo, paciencia... al principio se le escapará, en nuestro caso no hemos ido con la fregona por la casa, pero tenía tendencia a hacerse pis cuando estaba en el sofá, o en la cama sentado jugando, así que unas buenas fundas, son importantes.

Presionar al niño no sirve, nosotros nos hemos inventado que somos "el equipo del pis" y cuando tiene ganas me avisa y yo le acompaño, para él es fundamental el sentirse acompañado en esos momentos tan trascendentales.
Así llevamos a penas 10 días y salvo algún escape de pis y dos "cacas" todo ha ido de maravilla. En las siestas no le pongo pañal, para dormir si, pero se levanta seco y nada más poner el pie en el suelo me dice que quiere ir.

Como curiosidad, ayer salimos de la "guarde" le pregunté si tenía ganas y me dijo que no. Ya llegando a casa (5 minutos después) me dijo que se hacía pis, pero como un campeón se espero a subir a casa y hacerlo en su orinal.

Así que... aunque tenía yo más miedo que él, la verdad es que nos ha ido de maravilla. Creo que si lo hubiéramos hecho antes no hubiera sido tan fácil. Así que paciencia y si lo intentáis y veis que no funciona, no importa volver atrás y esperar un poco más, al final no deja de ser un proceso evolutivo por el que todos los niños pasarán, como gatear, andar, comer solitos...


Si queréis seguir nuestras aventuras y desventuras... y nuestro segundo embarazo os esperamos en instagram :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario